004_barrio patronato
033_ocupación actual del mercado tirso de molina

Parque de los Cerros y Letrero de Renca
Entre las comunas de Quilicura y Renca
Ilustre Municipalidad de Renca
2010-situación actual

El Cerro de Renca por su forma cónica, sus proporciones, la ausencia de otras cumbres cercanas, y por el sector urbano de baja altura que lo rodea, se constituye en un hito visual fundamental del norponiente de la ciudad. Esta particularidad topográfica, junto a su carácter aislado, la ubicación periférica, y su desarrollo externo a los proyectos más icónicos de adecuación de espacio público, lo hacen describible y muy representativo de la reciente categoría de cerros islas, reconociendo un modo propio del paisaje en Santiago.

Su apariencia actual parece el resultado de un modo histórico de tratamiento y aprovechamiento, donde siempre ha sido considerado marginal. En sus superficies predominan manchas de distintos colores y texturas. Vegetación rala, de colores cambiantes según la estación, así como escarpados muros y formaciones rocosas que van apareciendo intempestivamente en la continuidad de la ladera. Sobre estas superficies quedan frágilmente trazadas líneas fronterizas y de distintas escalas de caminerías y trazos pedestres, episódicos árboles aislados, algunos precarios espacios y edificaciones y distintos grados de urbanización y ocupación en sus faldeos. La superficie del cerro, en lugar de presentar una cobertura vegetal uniforme o resultante de una formulación, o una programación intensiva, se aleja más bien del resultado común del parque moderno. Es una mezcla de patrones naturales y artificiales, denotando más un territorio extraño, iniciando un proceso de reconversión con destino desconocido y curioso, en lugar de hacia lo que podría ser el futuro Parque Metropolitano Cerros de Renca.

En la percepción lejana desde la ciudad, unidos a su particular forma, se presentan dos hitos visuales de interés. La cruz de la cima, y el gran letrero con la palabra “Renca”. Ambos se encuentran en condiciones de semiabandono y vandalización. El letrero, a media altura y orientado al suroriente, se instaló en 2010, con la frase “Renca la lleva” legitimado por la referencia de Michelle Obama, que expresó en un colegio de la comuna “Renca Rocks”. En 2016 se eliminó el “la lleva”, argumentando un carácter estigmatizador. Este letrero se compone de cinco letras de 12 metros de alto y 4 de ancho, para una longitud de 23 metros, y se le puede relacionar dimensional y tipológicamente con el famoso letrero urbano de Hollywood en Los Ángeles, de dimensiones muy cercanas.