028_juegos diana

Galería Casa Colorada
Calle Merced 823, Santiago
Santiago Roi, arquitecto
1983

Sobre la calle Merced, se presenta este curioso edificio que podría pasar por otra de las tantas galerías y caracoles del centro de Santiago. Pero su ubicación, cómo responde a ella, y las transformaciones que implicaron sobre un tipo ya conocido lo hacen particular. El edificio se ubica en el predio al oriente de la Casa Colorada, una casa colonial de tipo señorial, de finales del XVIII. Esto determina el emplazamiento y la organización del edificio en estudio, de un modo especialmente sensible. La Galería Casa Colorada puede describirse como ‘medio’ edificio tipo caracol, caracterizado por una rampa que desde el acceso asciende cuatro pisos y desciende uno. La continuidad de la circulación en cada piso se da por unas galerías-terrazas abiertas lateralmente sobre la casa y su patio de manzana, lo que produce una potente relación espacial en el sitio y una alternancia entre adentro y afuera. Este salir y entrar reiterativo se opone a la típica experiencia espacial continua y enfocada en el espacio central del caracol. Para no circular ascendiendo en relación con un muro ciego, el volumen de los locales que dan a la terraza está conformado hacia el espacio interior con un muro cortina de cristal reflectante, el cual entonces duplica perceptualmente el espacio a modo de un enorme espejo, añadiendo además sutiles distorsiones producto de un pequeño ángulo de inflexión al centro. El resultado es que el medio caracol pretende volverse uno por medio de un confuso juego de reflejos.

El espacio central de la galería, reuniendo lo anterior con las vitrinas y espacios adyacentes de cada una de las tiendas, se caracteriza entonces por una gran complejidad En los últimos años la obsolescencia y especialización de este tipo de edificios comerciales hizo que proliferaran en este, muchos negocios dedicados al equipamiento y servicios fotográficos, sex shops y algunas oficinas profesionales. Sin embargo, en el período 2019-2021 las vicisitudes en el centro de la ciudad y la pandemia COVID-19 han ocasionado la vacancia de muchos locales, y una ausencia casi total de público.