055_ministerio del trabajo y caja de empleados particulares
089_edificios alto parque y parque vivo

Fábrica de gas y gasómetros de San Borja
Calle San Antofagasta 3424, Estación Central, Región Metropolitana
Empresas GASCO
Década de 1910

Los gasómetros de San Borja, como depósitos del proceso de fabricación de gas doméstico, son infraestructuras en proceso de obsolescencia, abandono, pérdida material y desuso debido a los cambios tecnológicos en su industria. Sin embargo, usándose o no, siguen siendo referentes urbanos importantes en sur poniente de Santiago, y símbolos de desarrollo en la producción energética desde principios del siglo XX y por más de 80 años. Forman parte de la fábrica de Gas San Borja, un antiguo complejo industrial propiedad de Empresas Gasco, construida entre 1905 y 1909, en un terreno de poco más de diez hectáreas al lado de la línea de ferrocarril. El primer gasómetro tenía una capacidad de 23.000 m3 y 30 metros altura (1909), el segundo gasómetro 30.000 m3 y 45 metros de altura (1927), y el tercer cilindro, de 60 metros de alto, fue el de mayor capacidad (1938). Esta estructura metálica, en su escala y materialidad contrasta radicalmente con la textura, el carácter y la dimensión del infranqueable muro perimetral fabricado en ladrillo artesanal. Se presenta, por accidente, y en las condiciones actuales, un fuerte contraste de carácter entre muro y estanques, donde ambos son obsoletos en su función y en sus modos constructivos.

La estructura de los gasómetros presenta un diseño único, los cilindros representan objetos abstractos de gran volumen e inhabitables, los cuales pintados en un patrón de damero blanco y rojo, acentúan su presencia en el paisaje urbano. Los cilindros destacan por su silueta y se erigen como hitos en la silueta de la ciudad, formando parte del patrimonio arquitectónico industrial de Santiago. Perimetralmente, el larguísimo muro que separa a las instalaciones de dos de sus calles adyacentes, con sus distintas materialidades y colores contrasta con su detallada mampostería. Ambos esperan de manera expectante su futuro inmediato.