035_paseo las palmas y pasajes adyacentes
047_copas de agua

Persa del Bío Bío
Barrio Matadero-Franklin, Santiago
Barrio comercial con desarrollo espontáneo en antigua área de abastecimiento y mataderos de Santiago
Situación actual

Hay lugares en la ciudad que están marcados por ciertas condiciones, tangibles e intangibles, que van definiendo su identidad. Es el caso del Barrio Franklin y de las distintas actividades que se congregan en torno al Persa Bio Bío; un nombre que si bien llama a un galpón específico, ha terminado por definir un área mayor de impacto e influencia. La actividad programática, los particulares modos de ocupar y estar en el espacio y sobre todo el fuerte arraigo de la comunidad con esta zona, le han conferido un particular carácter a este emblemático lugar de Santiago.

El traslado definitivo de las instalaciones del Matadero Municipal y el desmantelamiento progresivo del transporte ferroviario, trajo como consecuencia el vaciamiento de un conjunto de galpones industriales ubicados en el barrio. Tal estado de desocupación fue remediado a partir de su colonización paulatina por parte del comercio formal e informal. Es este proceso el que ha configurado la zona comercial que hoy se conoce como Persa Bio Bío, su extensión en las calles y el espacio público. Así, la imagen del sector hoy está marcada por una permanente superposición de acciones y objetos, por la circulación de un sinfín de estímulos visuales y sonoros, por un conjunto de olores que enriquecen las posibilidades de percepción del lugar. Hoy el Persa Bio Bío es sinónimo de acumulación; de habitantes, consumidores, trabajadores y paseantes que atestan el barrio; pero también de objetos, memorias, imágenes, situaciones e ingeniosos inventos. De esta manera, en una suerte de actualización de la idea tradicional de ‘mercado’, el Persa y sus alrededores es de ese tipo de espacios en los que la actividad comercial es también una excusa para intensificar los lazos sociales, el sentido de pertenencia que se teje entre la comunidad y aquellos espacios que habita.

Las actividades comerciales que se producen en torno al Persa Bio Bío tienen vida propia, se expanden y multiplican informalmente sin respetar las predicciones o normas de uso establecidas; tomándose las calles y aceras, llenado el espacio público de particulares señales y signos de ocupación. Así, aquella promesa moderna de correspondencia entre forma y función se ve desbordada en un espacio como este; un desborde que no es una pérdida, sino más bien una posibilidad de enriquecer permanentemente la relación entre los transeúntes, el espacio y los fenómenos urbanos.